los Caballitos de San Juan. Tradición que continúa

FOTO ARMANDO RIVAS

Con ahínco, y recordando siempre a su madre, Carlota, la hija de Catalina Yánez continúa la tradición bolivarense que en junio llena de colores y jolgorio infantil a las calles del Casco Histórico de Ciudad Bolívar: los Caballitos de San Juan.

Carolina Maffia Fotos Armando Rivas

Carlota continúa preservando el legado que dejó una de las cultoras más prominentes de la capital bolivarense

Carlota Yánez nació y creció, prácticamente, sobre el lomo de uno de los tantos caballitos de cabeza de tela que su mamá, Catalina Yánez, elaboraba con ahínco en su casita en la calle Las Mercedes del Casco Histórico.
Sentada detrás de una máquina de coser, y ensimismada en la elaboración de esos juguetes, esta mujer continúa adelante preservando el legado que dejó una de las cultoras más prominentes de la capital bolivarense. No es cuento que Catalina Yánez dedicó toda su vida a una tradición que hoy continúa de la mano de sus hijos, nietos, bisnietos, y hasta de vecinos, conocidos, y de todo el pueblo bolivarense.
¿Qué niño bolivarense no ha tenido en sus manos un Caballito de San Juan? Estos juguetes fueron la pasión de Catalina Yánez, y hoy son de su hija Carlota. Y no sólo por confeccionarlos, sino por haber heredado de su madre el amor por este arte que lleva alegría e ilusión a cientos de niños bolivarenses cada 24 de junio, Día de San Juan.
“Éramos muy pobres, y el juguete que nos hacía mamá era el caballito de San Juan”, comenta esta mujer, cuyas manos no se detienen, mientras cose diestramente lo que se convertirá en la cabeza del juguete. Un afiche que denota uno de los tantos eventos promovidos por su madre, y una fotografía de ésta, hablan de la devoción que su progenitora le inspira para elaborar los conocidos juguetes de retazos de tela y lomo de palo sacado de un árbol llamado jarizo, que sólo se encuentra a orillas del río Orinoco.
Hablar de la mujer que le transfirió ese arte, y su pasión por elaborar estos juguetes llena de regocijo a Carlota Yánez, tanto que en sus ojos se dejan colar algunas lágrimas. “Mi mamá le hablaba a los caballitos, porque cuando se cae uno, se caen todos, y ella los regañaba y les decía que ya se iban, y se quedaban tranquilos”, asegura. “Era como algo mágico”, añade.

Confeccionar el juguete es recordar a su madre, Catalina Yánez

Para homenajear a los Juanes Con apenas siete años, comenzó Carlota a ayudar a su mamá a elaborar los caballitos. “Los más pequeños (hermanos) pegamos ojitos”, relata nostálgica, recordando que eran 17 hermanos, nueve de los cuales aún viven.
“Las vecinas comenzaron a pedirle que les hiciera caballitos, y así fue que comenzó a hacer para otras personas (…) nunca en las ventanas de mi casa faltó un caballo”, asegura.
Cuenta que los caballitos serían tomados para eventos que servían de homenaje a los Juanes y Juanas durante y después de la dictadura de Juan Vicente Gómez, a quien le gustaban mucho los caballos. “Se salía a las casas ‘pesadas (gente con dinero)’ del Casco Histórico, recorriendo lo que era el Abanico (Plaza Farreras), la Plaza el Convento (Plaza Centurión), las calles las tinas (Cruz Verde), y se seguía hasta visitar a los Juanes. Incluso se llegaba al Cuartel (Capitolio), donde había un militar de alto rango a quien cuando se llegaba salía y lanzaba dinero, que era lo que se daba en esa época. Hoy es caramelos”.
Ya son 70 años de esta tradición, nacida en tiempos de Juan Vicente Gómez, y que ha trascendido en Ciudad Bolívar, de la mano de la familia Yánez que continúa su preservación a través de la confección de los caballitos, que se traducen en alegría y fantasías para los niños.

 

La precursora de una tradición

Catalina Yánez nació el 30 de abril de 1905 en el barrio El Zanjón de Ciudad Bolívar. Desde los 17 años comenzó a coser lo que era la cabeza de los caballos de pedazos de tela rellena, cintas de colores (llamada flores) y palo de jarizo o escoba. Primero lo hacía a mano, luego con tachuelas, hasta ir mejorando su arte de confeccionar un juguete que fue llegando a las manos de cientos de niños para enriquecer sus juegos.
Doña Catalina Yánez murió a la edad de 83 años. Su hija Carlota cuenta que a pesar de su edad, hasta el último momento cosió sus amados Caballitos de San Juan.

Alistándose para el 24 Ya está casi todo listo para el próximo domingo 24 de junio, Día de San  Juan, para el recorrido de los Juanes y la cabalgata de los caballitos  como ocurre cada año en el Casco Histórico. La actividad, organizada por la Fundación Catalina Yánez, tomará la  Plaza Centurión, donde se darán cita escuelas con diversos actos  culturales y agrupaciones musicales, entre las que destacan Julián y sus  Cañoneros, Diones Carmona y Danzas, Raíces y Galerones, entre otras. También, la Fundación Cultural Parapara y Mariíta Ramírez llevan  adelante, junto con los vecinos del Casco Histórico, actividades  relevantes a esta fecha, cantando “San Juan, San Juan” por las calles en  una celebración hecha tradición.

Comments

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>